Ante todo pensar en digital

Por: Carlos Melian Moreno / Artículo publicado originalmente el 17 de abril del 2009.

EL DIGITAL. TEMA EN DEBATE EN EL VII FESTIVAL INTERNACIONAL DEL CINE POBRE DE HUMBERTO SOLÁS:

Una pregunta ha flotado en la tormenta de ideas que genera el foro de discusión de este Festival. Si la alternativa es filmar con tecnología digital ¿Qué actitud estética asumir a la hora de lanzarse a rodar una película?, ¿pensar en 35mm o en digital?

Pedro Suárez, editor de filmes como Kangamba y Los dioses rotos -ambos rodados en digital y luego hinchados a 35 mm- aconseja definir hasta dónde quieres llevar tu película. Si seguimos la ruta de esa pregunta comprenderemos qué significa pensar en digital.

¿Hasta dónde quieres llevar tu película? No se cansa de repetir Pedro. Si quieres llegar a una copia en digital que sea congruente con la intención de emplear el poco dinero con que cuenta una producción de bajo presupuesto y no morir en el intento, debes desde el principio asumir y dominar las limitaciones de esa tecnología.

“Hay que leer la lista de recomendaciones de los laboratorios de postproducción que realizan el transfer a 35 mm”, recomienda Suárez. Y aunque cada laboratorio tiene su librito, luego de escoger a quien adherirse, estos consejos deben tenerse en cuenta para no caer en errores que luego elevarán los precios de postproducción.

Un tropiezo puede provocar la dilatación indefinida del hinchado de una película que quiera insertarse en los grandes circuitos de distribución o en los grandes festivales cuyos premios suelen interesar a los distribuidores. Y sucede que al final, el realizador y su equipo terminen pagando casi lo mismo que una película rodada con mucho dinero ¿Que opción queda entonces? Pues esta: pensar en digital.

Dice Pedro: “No puedes empeñarte en filmar un gran paisaje con vaquitas si sabes que cuando lleves esa toma a una gran pantalla sólo verás en vez de dos vaquitas, tres o cuatro píxeles en movimiento. Pensar en las limitaciones de la cámara que utilizarás incluso provoca que tengas que cambiar el guión, es decir, adaptarlo a la información que puede recoger tu filmadora. Por ejemplo eso hizo Ernesto Daranas en Los dioses rotos, ambos trabajamos en conjunto. Es un error soñar con imágenes que solo son posibles con las potencialidades del 35mm.

A eso llamamos pensar en digital.

Finalmente Enrique Pineda Barnet, director de filmes como La bella del Alhambra (35 mm) y La anunciación (digital) preocupado por las peculiaridades estéticas del nuevo formato, propuso para el próximo encuentro en el 2010 abrir un foro que discuta la nueva estética que nace con el formato de los bits.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s