Conversación con Abel Prieto ministro de cultura de Cuba

Bueno, esta fue una conversación que tuve con Abel Prieto Ministro de Cultura de Cuba sobre la situación de la creación audiovisual en el interior de Cuba, es decir, la producción fuera de Ciudad de la Habana.  Fue en un Foro en donde uno debia participar y opinar alrededor de este eje temático:  la cultura cubana en 50 años de Revolución (http://www.foroscubarte.cult.cu/list.php?8) . Creo que a mucha gente no le gustó, pero a mí sí. Principalmente me gustó poder ser sincero en mi propio país, prueba que los errores del qinquenio gris pertenecen al pasado. Entre col y col pondré fotos de mi hijita recien nacida Giovana. Yo hablé también a nombre de ella.

Hola amigos del mundo.

Para Abel Prieto

Enviado por: Carlos Melian (200.0.25.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 10:11

Buenos días Abel Prieto, mis respetos.

En su condición de Ministro de Cultura quisiera saber si hay alguna política para…bueno no es así lo que quiero preguntar ¿Por qué hay que preguntarlo todo así? Podríamos humanizarlo más, tome esto como ejemplo. Tengo treinta años, y ahorita, ay, llego a los treinta y cinco y cruzo el límite de ser eso que se conoce como “un joven realizador”, y solo para ellos existen fondos de apoyo. Estoy enterrado, ya sabe, en provincias, y quisiera hacer cine.

Bueno, parece una gran ambición. Pero, digamos que materialmente es menos costosa de lo que parece, no es imposible, podría consistir, por ahora, solo en tener el equipo mínimo indispensable. Esa sería una alternativa. Pero hay otras, claro que sí, si se toma por principio facilitar un soporte, un respaldo que cubra al menos la parte técnica del proceso. Los mecanismos que se han ideado hasta el momento, mire, no son suficientes, se hacen informes, se tranquilizan las conciencias, pero al final, se establecen filtros, prioridades dictadas desde Ciudad de la Habana. Y bueno ¡Qué fatalidad! Dependemos de ellos de lo que ellos piensan que somos.

Creo que en estos cincuenta años, que tanto se ha hecho efectivamente por la cultura cubana, todavía no salimos de un centralismo que solo beneficia a unos pocos, a los privilegiados, y que corrige, digamos la creación artística. Todavía se perpetran y perpetúan mecanismos añejos que facilitan desigualdades regionales, y en consecuencia benefician discursos que comprimen la diversidad de enfoques sobre, digamos: el ser humano. Se hace necesario emigrar hacia la gran capital. Es una necesidad bastante amarga y frustrante. Alguien muy cercano me preguntaba hace algunos días, bueno ¿y será posible hacer cine desde aquí? ¿No nos estaremos desgastando inútilmente en una causa perdida? No tengo la respuesta de eso, y me da roña darle la razón al sentido común, a la tristeza.

Creo que en el fondo, si no interesa encontrarle un fondo al ahora, al aquí, a cómo llegamos a estos 50 años, debemos pensar en estos mecanismos centralistas, que en definitiva afectan esa predisposición a la emancipación del ser humano, hay mucho de ello, creo en la personalidad del cubano que llega a este medio siglo. Y crear es una manera de sentirse libre. Usted es escritor, debe saber de qué hablo.

Bueno por último, ¿por qué insisto en hacer cine desde aquí? ¿por cobardía?, tal vez, pero eso también es parte del sentido común, y queremos quebrar el sentido común ¿no?. El cineasta ruso Andrey Tarkoski lo respondió en su momento. Tras emigrar de la Unión Soviética hacia algún país capitalista decía algo como: bueno sí, aquí, hay mucho dinero, tengo productores, puedo filmar lo me de en gana con total libertad, hay magníficos actores, pero saben qué, ninguno es ruso.

Sé que ustedes han pensado en eso. Me interesa saber si: ¿es posible hacer cine desde aquí con el sostén de su Ministerio? ¿Estoy arando en el mar? ¿Qué me recomienda usted, qué le recomienda a mis compañeros de lucha?, ¿La ola nos mojará los pies algún día?

Saludos.

Oh, la leche, la primera leche.

Para Carlos Melián de Abel Prieto

Enviado por: Abel Prieto (200.55.155.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 11:30

Compañero Carlos, creo que efectivamente todavía hay ventajas para los creadores que viven en la capital que nuestra política cultural no ha podido resolver aunque está en contra de uno de sus principios esenciales. Es una situación que hay que enfrentar con proyectos concretos para evitar precisamente ese éxodo que mencionas. En el campo específico del cine joven, el ICAIC ha estado trabajando en una muestra anual de jóvenes realizadores que, según tengo entendido, expone la obra de realizadores de distintas provincias. También existe un evento en Camagüey (el almacén de la imagen) que debe ser un espacio, por definición, “anti-habanocentrista”. En gibara se sigue haciendo el festival de cine pobre, y los jóvenes han tenido en ese evento un especial protagonismo. En Santiago se hace el evento “Santiago Álvarez” especializado en promover el género documental. Por supuesto, tú te estás refiriendo a la posibilidad de crear, de hacer cine, de contar con un equipamiento aunque sea mínimo. para atender a esa necesidad que tienes, se creó, después del congreso de la UNEAC y como acuerdo de este evento, una institución adscrita al ICAIC, el fondo para el fomento del cine nacional, que cuenta con algún dinero, en moneda nacional y en divisas, y que está ensayando nuevas formas de impulsar el cine que se hace hoy al margen de la institución, sobre todo por jóvenes. Ese fondo recibe proyectos (siempre de “bajo presupuesto”, no tenemos ahora otra alternativa) y ha empezado a financiarlos. La asociación Hermanos Saíz acaba de crear una pequeña productora que se está ocupando de apoyar tres proyectos de jóvenes (uno de Villa Clara, otro de Camagüey y otro de Holguín) y promueve el premio “Tomás Gutiérrez Alea” para proyectos requeridos de respaldo. Si tienes un proyecto específico que pudieras presentar al fondo del ICAIC, hazlo para que sea evaluado. Le pediré a Luis Alberto González nieto que te escriba directamente. Un fuerte abrazo de Abel Prieto.
Bueno, este soy yo. Hay algo que no he dicho, el parto no me costó un centavo. El sistema de salud cubano lo cubrió. Todos somos ese sistema de salud. Todos pagamos por él. En eso consiste el Socialismo.
Para Abel Prieto

Enviado por: Carlos Melian (200.0.25.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 13:12

Buenos tardes.

Bueno, hay que aprovechar estos foros. Pretendo no hacer comentarios generales o demagógicos, por eso hablo de lo que conozco, lo que sufro, que es muy específico. Creo que este comentario resume la temperatura que percibo, como creador, sobre la cultura cubana al llegar a sus 50 años de Revolución.

La producción audiovisual en Cuba tiene hoy más posibilidades que nunca de multiplicarse. Para la cultura cubana -si hablamos de sedimento cultural- es más costoso, pues, no asumir esas ventajas.

He notado, en este panorama de realizadores, que la política para apoyar la realización de audiovisuales se centra en la capital, los que cortan –como dice mi padre- el bacalao, viven en la capital, se aman en la capital, comen en la capital, miran al futuro desde la capital. Y yo, pues, vivo en provincias, y el futuro es el mismo de abstracto e inefable, pero, digamos que es más lejano, más pesado para mí y mis colegas.

La Asociación Hermanos Saíz llega a estos 50 años- los de la Revolución- con algunos mecanismos en cuanto a esto. Se tiene un apoyo formal a los jóvenes realizadores, pero que, según he visto, según he tocado a mí alrededor, no le ha llegado a ninguno de mis compañeros de aventura. Tome el premio Tomás Gutiérrez Alea y mire los premiados. Y yo conozco a mi tropa.

Veamos:

En el Almacén de la imagen, por ejemplo se puso entre las cláusulas que los proyectos debían ser rodados en Camaguey, porque allí se tenía el apoyo del telecentro local. Los proyectos, me dijeron, debían llegar, como alternativa, con algún apoyo de los telecentros de las localidades. Imaginémoslo: un telecentro, un lugar donde se hace televisión. He ahí el meollo. Es un mecanismo que debe ser mediado por muchos funcionarios, por demasiados vistos buenos que finalmente bloquean la autenticidad, el criterio del autor, la caligrafía del producto a realizar. Soy creador de Santiago de Cuba, aunque vivo en Holguín, mis historias, mis personajes, son de Santiago de Cuba. No sé si alguien puede comprender eso.

Estos mecanismos solo apuntan hacia un mismo sentido. Creo que, francamente, eso sucede porque el apoyo que existe, está centralizado. No somos nosotros, mis amigos, los interesados, los que estamos en posesión de los medios necesarios, sino los DECISORES. Ponga por ejemplo que NO son los campesinos los que tienen los machetes, pongamos que los machetes los tienen los que viven en la corte. Y en la corte se comen trufas. Creo que la frase: los medios en manos del pueblo se enajena a veces en esta especie de trámites, en miedos, en prejuicios, en comisiones, en corrientes dominantes, que en definitiva son tan humanas y precarias, tan sujetas a errores, es algo, bueno, ya se sabe, frustrante.

Cuándo veo las ayudas humanitarias en África me pregunto: Bueno, y en vez de tirar alimentos desde el cielo por que no gastan ese dinero, esos millones, en medios de producción, de desarrollo endógeno.

Estimado Abel Prieto, desgraciadamente así funcionan las cosas. Agradezco su atención.

Así llega la cultura cubana a mí, luego de 50 años. Supongo que soy algo ingrato. Mi generación es ingrata. ¿Pero que otra cosa puedo ser? Debo ser ingrato, rebelde con mi circunstancia

Mamá y nena.

Para Carlos Melián de Abel Prieto

Enviado por: Abel Prieto (200.55.155.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 13:49

Amigo Carlos, es curioso que tu balance sobre cómo ha llegado a ti la cultura cubana después de 50 años de Revolución sea tan tremendamente frustrante. No sé si esa misma percepción la comparte toda tu “tropa”. Creo que necesita matices. Conozco lo que ha venido haciendo el ICAIC, el trabajo de Asociación Hermanos Saíz y la inversión que acabamos de hacer en medio de esta crisis para dotar de equipos a la facultad de arte de los medios del ISA. Estoy seguro de que hay “cosas” que han funcionado como dices; pero conozco otras “cosas”, esenciales, de principio, que han funcionado y funcionado de otra manera. Un ejemplo: acabo de ver en el Festival de Teatro de la Habana una puesta extraordinaria de “Teatro de las Estaciones” (un grupo teatral de Matanzas, nacido en 1994, que dirige Rubén Darío Salazar) sobre Federico García Lorca. Ellos han logrado construir algo valioso para Cuba y para el mundo desde matanzas. Hay otros casos en las artes escénicas (teatro andante, de bayamo, dirigido por fife; los cuenteros de San Antonio de los Baños; codanza de Holguín), en la música, en la literatura. Lo que sí no creo que haya recursos en el cine para entregar equipos a cada creador. Los “decisores”, como dices tú, deben saber dónde colocar cada centavo en favor del talento, esté donde esté. Es un momento en que cualquier tentación igualitaria es peligrosa para la política cultural. Hay que apostar por el talento, apoyar el talento. Por eso es importante entregar los proyectos a ese fondo que te mencioné. Ojalá te decidas a hacerlo, abrazos.

Para  Abel Prieto

Enviado por: Carlos Melian (200.0.25.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 14:39

Comprendo su posición.

Yo, en cambio, no veo mi posición tan frustrante, le hablé de lo que me toca, lo que me roza. Tengo otro estado de ánimo, y no es de frustración, no me cojo lástima, creame. Creo en la Revolución no como una abstracción. Creo en crear que es un acto revolucionario, esa es mi deuda moral con la revolución cubana. Mi opinión es demasiado pequeña en todo esto. En definitiva mire, sé que estoy gastando palabras, algo me lo dice, en el fondo, estoy gastando palabras.

Hace falta trabajar y no hablar tanto. Usted lo dijo: hay que apostar por el talento. Y me cerró la boca. Con o sin la ayuda del ICAIC tendré que seguir luchando por lo que amo. Hacer mi propia Revolución. Gracias, usted, de alguna manera, me ha dado ánimo. Me he sentido, en esta mañana, menos solo. En definitiva, lo que yo logre crear no va a ponerle la tapa al pomo. Me parece, en verdad, demasiado arrogante participar en este foro. No soy heroe de nada.

Gracias, nuevamente, por contestarme.

Re: Enviado por: María Luisa Pérez López de Queralta (200.55.155.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 13:56

Calos, duiranyte algunos años me desempeñé como profesora de la Filial del ISA en Holguín y en verdad me llama la atención lo que expresas con respecto a ti ingrata generación a cincuenta años de la cultura cubana posrevolucionaria. No entiendo que compares el instrumental de los audiovisuales con las herramientas de los campesinos porque si eres un joven introducido en los avatares de la cultura imagino comprendas no s así cómo funciona. Holguín tiene un importante espacio en la televisión local que lidera Humberto González Carro que convoca a los jóvenes realizadores y no es que sea feliz realizar un audiovisual; pero no creo todo se limite a la problematica de lo capitalino y lo provinciano. El mecanismo es otro y ese apoyo lógicamente no va a realizadores de audiovisual aislados. Mis alumnos del ISA en Holguín fueron premiados en Concursos y pese a sangramientos económicos y en especial con toda la tramoya de la técnica no tienen esa lectura. Todos han enfrentado incomprensiones sin embargo no s así como se sale adelante. Cierto es que podemos no coincidir, sin embargo, un debate así nos seguirá llevando hacia no ingratitudes que tienen, por qué no, ser coincidentes.
Saludos María Luisa Pérez López de Queralta

Me encanta el vidrio.

Para María Luisa Pérez López de Queralta

Enviado por: Carlos Melian (200.0.25.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 15:30
Lo de los campesinos era un ejemplo en bruto. Ahora creo que no debí mencionarlos, son demasiado sagrados. Me quito el sombrero frente a los campesinos. Son superiores a mí. Producen todo el tiempo, con muchas dificultades, seguro. Usan la tierra, el asadón y el machete y hasta mí llegan sus productos sin yo apenas mover un dedo. Todos los domingos voy a mercado de “Los chinos” y tengo mi pequeño momento de silencio en honor a ellos, siento culpa por no ser ellos, por no gustarme ser un campesino, y sé que es bien fundada, que no exagero.

En el periodo especiel mi mamá nos obligaba a mí y a mi hermano a trabajar la tierra allá en Santiago -mi papá era constructor en Cayo Coco-, y gracias a ella, y las lluvias, por supuesto, podiamos comer alguito sin comprar en bolsanegra, por que mis padres son gente de principios, esa gente que se conoce injustamente por “comecandelas”. Nunca olvidaré esa enseñanza de mi mamá. En aquel entonces mi horizonte era muy pobre, nunca pensé en ser periodista, mi horizonte llegaba, con muchos esfuerzos, hasta un técnico medio. Así lo veía yo, era un problema subjetivo, le temía a eso. Pero luego de muchas aventuras me di cuenta que no me había esforzado lo suficiente, aun en una Revolución como esta, con facilidades al menos para los estudios, se crean, los seres humanos, mecanismos de inmoviludad. Conozco el valor del esfurzo personal. Del esfuerso individual. Del individuo. De las trampas que uno se pone, y de las trampas que miserablemente le pone, uno mismo, a los demás.

Por primera vez en mi vida soy un ratón de ciudad. Nunca podría pararme al lado de un campesino. Seguro que no. He pensado, que en algún momento debo retirarme y ponerme a sembrar, es otra de mis deudas con el ser humano. He sembrado algunos arboles -yo vivía en una especie de finca allá en Santiago- y he sentido satisfacción al comerme el primer fruto. Esa cuestion es mágica.

Creame, muchas veces me he planteado este problema, qué utilidad puede tener esto de hacer películas, de escribir una historia. Veo lo que se produce en las fábricas, en los campos -aun cuando a veces se hable en despectivo de los campesinos- y me siento pequeño. Lo único que me salva de esta especie de complejo de culpa es hacer mi trabajo lo mejor posible -soy periodista, ya sabe, mientras me descubran- y seguir tratando de sacar mi próximo corto, solo a mi me atañe esa custión, lo sé. No me justifica que exista o no un fondo del ICAIC. Es decir, cuando tenga 60 años, si llego allá, esa no podrá ser una justificación. Mire, hasta me siento culpable de estar aquí, escribiendo en este foro.

Gracias por su comentario.

Abuela (mi madre) y bebé.

Para Carlos Melián de Alexis Triana

Enviado por: Alexis Triana Hernández (200.0.25.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 15:57

Carlos Melián:
Tal y como acabo dce decirte por teléfono, lo que sigo sin entender es que tú creas que gastes palabras, cuando de buscar cómo respaldar proyectos estamos bien curtidos. Un ejemplo es ANIMA, al lado de tu centro de trabajo en la Plaza de la Marqueta. Me sorprende que un ministro de cultura de un país te exhorte a presentar proyectos, como mismo vió a Adrian, el de Estudios Anima, un dia en Gibara con su proyecto a cuestas, y hoy resulta que tengamos a más de quince jóvenes haciendo Dibujos Animados con tecnología de manga japonesa, como la primera filial de lkos dibujos animados del ICAIC fuera de Ciudad de La Habana.
Me sorprende que no lo sepas, aun cuando en persona te he pedido tus guiones, y si aun no tenemos cámara, la tendremos. Asi veo yo los que son de nuestra tropa, lástima que tu te anotas a pura decepción entre los que nadie les apoya.
Tendremos camaras, y mas dibujos animados, no tengo la menor duda, aun en medio de cualquier situación económica. ANIMA de Holguín es el mejor ejemplo. Tu respuesta a Abel, del peor.

Para Carlos Melián

Enviado por: Humberto Gonzalez Carro (200.0.25.—)

Fecha: 17 de November de 2009, 18:12

Hacer cine o audiovisual en el mundo entero es siempre un reto y una voluntad de creación, y mas en Cuba. Una prueba de esto es la voluntad de los estudiantes de la filial de Cine, radio y Televisión de la provincia de Holguín, que aunque no posean una cámara propia, no han cesado de hacer proyectos y de crear, y cada dia hay más proyectos en todos los años académicos de esta Facultad del ISA. Decenas de trabajos audiovisuales se realizan, apoyandose en los telecentros, pero también en cámaras de todo tipo y buscando colaboración con instituciones culturales que, en nuestro caso, son alumnos desde el centro del país hasta el oriente. Todo menos la parálisis.
Humberto Gonzalez Carro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s