“Whisky”, de Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll

(Recomiendo esta peli, aquí hay algunos agujeros por donde mirarla por dentro)

Tras su exitoso paso por el pasado Festival de Cannes, los directores de “25 watts” estrenarán el 6 de agosto en Uruguay su segundo largometraje. Se verá en España en otoño.

Sinopsis

Montevideo, Uruguay. Jacobo Köller es el dueño de una modesta fábrica de medias y eso parece ser lo único en su vida monótona. Marta es su empleada de confianza. La relación entre ellos nunca excede lo laboral y está marcada por el silencio y la rutina.

Esta monotonía se ve súbitamente amenazada por el anuncio de una inesperada visita del hermano de Jacobo, Herman, residente en el extranjero, con quien no parece tener contacto desde hace años. “Whisky” comienza cuando Jacobo se permite pedirle ayuda a Marta para sobrellevar la situación.

Así, desde un código entre el absurdo y la melancolía, entre lo cotidiano y lo fabulesco, la película intenta retratar sutilmente cómo la torpeza y las pequeñas miserias de estos tres personajes, tan distintos entre sí, se van evidenciando mientras intentan disimular resentimientos y asperezas.

Una historia contada a través de detalles pequeños y trivialidades. Tres personalidades aparentemente inofensivas. Tres clases de soledad.

La película se estrenó en el pasado Festival Internacional de Cine de Cannes, en la sección “Una cierta mirada”, donde el filme logró el premio de FIPRESCI (Federación Internacional de Prensa Cinematográfica).

Sobre los directores

Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll nacieron en Montevideo, Uruguay, en 1974. Empezaron a trabajar juntos mientras cursaban estudios de Comunicación Social en la Universidad Católica del Uruguay, donde ambos se licenciaron en 1999.

Desde entonces, Rebella y Stoll han trabajado de forma conjunta como guionistas y directores de varios proyectos audiovisuales, entre ellos el largometraje “25 watts” (Uruguay, 2001), ganador de varios premios internacionales (Mejor Largometraje en el Festival de Rotterdam, Mejor Ópera Prima en el Festival de La Habana, Premio FIPRESCI y Mejor Actuación Masculina en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires, etc.). Ambos se desempeñan paralelamente como directores free-lance en televisión y publicidad.

Sobre la producción, por los directores

Julio 2003. Hace mucho frío en Montevideo. Después de un día de rodaje, vamos al bar cercano a la locación por una cerveza. Somos los dos directores, el asistente de sonido y el asistente de dirección.

El asistente de dirección va a hacer una llamada. Vuelve y, con una voz monótona, nos cuenta que la agenda de rodaje para el día siguiente ha cambiado. Le preguntamos por qué y él nos miente. Él no debería mentirnos; es un amigo desde los días de la universidad. Lo conocemos desde que tenemos 18 años. Le preguntamos qué pasó. Nos cuenta que el coche que usaríamos en la toma del día siguiente, coche que ya usamos en diversas tomas, ha sido vendido. El coche es un pedazo de chatarra que solo puede ser manejado por alguien tan descuidado como Jacobo, el protagonista del filme. El técnico de sonido pregunta: “¿Quién podría comprar ese coche?”. El asistente de dirección toma un trago de cerveza y responde: “Un depósito de chatarra”.

Es extremadamente difícil producir una película en Uruguay. Por supuesto, esta declaración se aplica prácticamente a cualquier país y continúa siendo verdadera. Pero en Uruguay es difícil producir cualquier cosa: manufacturados, por ejemplo, como se muestra en “Whisky”.

Para hacer “25 watts”, nuestro primer largometraje, tuvimos que inventar un modo de producción semi-cooperativo. En aquel momento, era la única forma de completar el proyecto. Para “Whisky”, y siguiendo la experiencia acumulada en la producción de “25 watts”, parecería que tuvimos que dar un paso más allá.

“Whisky” ha sido posible gracias al apoyo de individuos y empresas de diversos países. Aún tenemos la energía del mismo equipo de técnicos uruguayos que trabajó en “25 watts”.

Agosto 2003. Hace mucho frío en Piriápolis. En el pasillo de un viejo hotel, cerca de 40 personas están abrazándose. “¡Corten!”, se ha gritado por última vez. Se acabó el rodaje. Ocho semanas en total, y ahora ha terminado. Todos han olvidado el destartalado coche y las noches frías. Algunos lloran; todos estamos cansados y emocionados. Algunos hemos sido amigos desde hace más de 10 años. Todos hemos soñado con producir películas en Uruguay. Hoy, hemos terminado de filmar la segunda. Todos sabemos lo difícil que es, pero en este momento, desearíamos comenzar a filmar otra, porque sabemos que cuanto más difícil, mejor es. ¿No lo creen?

Declaración del director Pablo Stoll

Al principio era la fábrica: las máquinas viejas, los tubos fluorescentes, los productos apilados, la vida que emerge de esas cosas. ¿Qué pasa detrás de las estanterías metálicas de estas decadentes industrias? Es de todo esto que los personajes se rodean. Invención pura: 2 hermanos judíos y una mujer. Más una mentira, una falsedad. Otra invención dentro de la invención. La idea original era muy sencilla, casi loca, nada fuera de lo común. Una pequeña historia. Una historia donde los personajes tejen lazos entre sí basados en una serie de pequeñas mentiras.

Estábamos interesados en explorar las rutinas, los protocolos, las frases hechas, lo que dicen y lo que esconden. Jacobo y Marta están de acuerdo en vivir una mentira por unos días, una ficción. Herman llega desde Brasil y de cierta forma se adapta y encaja en la misma. ¿Cuánto vale para ellos la mentira que crearon? ¿Hasta qué punto es esto una mentira, y hasta qué punto la mentira los hace incapaces de escaparse de la rutina, de la mentira cotidiana?

Por un tiempo me pregunté por qué estábamos produciendo esta película. Porque, después de “25 watts”, un filme joven y autobiográfico, estábamos haciendo “Whisky”, una película sobre dos hermanos judíos de 60 años, una mujer y una fábrica. Soy solamente un chico, como mi colega. Ninguno de nosotros tiene 60 años ni somos judíos ni tenemos una fábrica. Cuando escribimos el guión, nos dimos cuenta de que quizá estos personajes no difieren mucho de lo que somos. Que no estábamos tan alejados de esos tres tipos de soledad. Esto puede ser una proyección de nosotros mismos, lo que podríamos ser dentro de 20, 30 años.

Detrás de la mascara de Jacobo, Herman y Marta, entramos en contacto cara a cara con nuestros miedos. De cierta forma, “Whisky” es diferente y al mismo tiempo muy similar a “25 watts”. Hay algo en la atmósfera, la melancolía, en el tono, que las une. Algo en la tensión contenida en las escenas. Donde en “25 watts” había palabras, acá tenemos silencio, pero ambos casos trabajan de la misma forma, como si los personajes de “Whisky” estuvieran ya cansados de hablar, como si no quedara nada más para decir. Se dice que los directores hacen siempre la misma película. Tal vez un poco de eso nos esté pasando también.

Declaración del director Juan Pablo Rebella

Muchas veces, mientras filmábamos la historia, el director de fotografía, el director de arte, Pablo y yo (los directores), pasamos más tiempo de lo permitido decidiendo el encuadre final. Especialmente porque tenemos actores con enormes diferencias de estatura y tienen que estar juntos en la escena ya sea parados o sentados. En cualquier otro filme, la solución habría sido muy simple: corregir la escena. En otras palabras: re-encuadrar durante la escena para balancear las diferentes alturas. Pero como habíamos decidido que la cámara nunca se movería, muchas veces debíamos decidir si cortábamos la cabeza de Jacobo o dejar un gran espacio vacío sobre la cabeza de Marta; la idea era no tener que panear, mover o usar una cámara en mano.

Cuando el asistente de dirección o el productor venían a alertarnos que ya no quedaba tiempo para esta extensa toma de decisión, me pregunté por qué nos estábamos creando tal problema. Y realmente, no tenía una respuesta concreta. Asimismo, al mismo tiempo, estaba muy claro para mí que no estaría dispuesto a aceptar que la cámara se moviera por todo el oro del mundo. Fue como un comando divino.

Hoy, casi un año después, después de ver el filme terminado varias veces, una de las cosas que más me satisface es el encuadre, la inmovilidad de la cámara, y cémo eso enriquece la narrativa. Y siento que empiezo a entender mejor por qué la cámara nunca debía moverse.

“Whisky” es una historia creíble. Podría pasar en la vida real. Asimismo, en ciertas áreas me recuerda a un libro de cuentos infantiles, donde encuentras en cada página un gran dibujo y en el pie hay una o dos oraciones. Y así, página a página, y escena a escena, uno lentamente va entrando al pequeño mundo de la narración.

Luego, recordé que unos meses antes de empezar el rodaje, cuando no teníamos ni la pálida idea de cómo trabajar cada escena, compramos un cómic: “Jimmy Corrigan, el niño más listo de la tierra”. Cuando lo vimos, sentimos que habíamos encontrado algo que transmitía visualmente un ambiente similar al concepto que teníamos para filmar el guión.

Obviamente, ni los libros ni los comics tienen movimientos de cámara. Esta es posiblemente una de las tantas explicaciones para la casi religiosa necesidad de dejar la cámara inmóvil. Pero viendo la película, es la explicación más convincente para mi. Dios salve los trípodes.

Planteamiento de los directores

Montevideo está llena de fábricas cerradas o al borde del cierre. Mojones de una burguesía que tuvo su tiempo de esplendor y hoy desaparece poco a poco. Ésta es una de las historias que podrían ocurrir detrás de los portones de una de esas fábricas.

“Whisky” es la historia de tres personajes pequeños y un poco miserables, donde asoma el patetismo de vidas rutinarias. La historia de Jacobo, Marta y Herman está contada a través de silencios y detalles mínimos. A través de un tratamiento naturalista, se revela un toque de humor absurdo, el absurdo que implica repetir los mismos pequeños actos y las mismas palabras todos los días.
Poblada de silencios, de diálogos triviales, de protocolos cotidianos, sutilmente se va tejiendo la relación de estos tres personajes. Una relación en la que lo más importante nunca se dice.

“25 watts” fue un proyecto independiente de bajo presupuesto que ganó premios en varios festivales internacionales y se convirtió en una de las películas uruguayas más taquilleras y la más elogiada por la crítica nacional e internacional. Fue, además, estrenada comercialmente en Holanda, Argentina, México, Chile, Perú, Colombia y comercializada a la televisión de los países bálticos y Australia.

Siguiendo este antecedente, “Whisky” tiene un planteamiento similar. La idea es, nuevamente, poner énfasis en el guión y en la dirección de actores, basándonos en una estética realista que potencie las características dramáticas de lo narrado. Una estética que no requiere ni construcción de escenarios ni sofisticados movimientos de cámara.

Tanto exteriores como interiores son filmados en locaciones reales en el Uruguay. Lugares donde historias similares a “Whisky” podrían suceder día a día.

Filmografía seleccionada de Rebella y Stoll

“Whisky” (2004)
“El faro” (2002). Vídeo-clip para el grupo uruguayo “Buenos Muchachos”
“25 watts” (2001)
“Víctor y los elegidos”. Cortometraje
“Nico” (1998). Vídeo-clip para el grupo uruguayo “Exilio psíquico”
“Buenos y Santos” (1997). Mediometraje

Ficha técnica

Uruguay – 2004
Dirección: Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll
Productor: Fernando Epstein
Guionista: Juan Pablo Rebella, Pablo Stoll y Gonzalo Delgado
Dirección artística: Gonzalo Delgado
Vestuario: Adelaida Rodríguez
Maquillaje: Silvana Clefi
Montaje: Fernando Epstein
Música: Pequeña Orquesta Reincidentes

Ficha artística

Andrés Pazos (Jacobo), Jorge Bolani (Herman), Daniel Hendler (Martín), Ana Katz (Graciela), Mirella Pascual (Marta).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s