Archivo mensual: febrero 2013

Sobre mí, sobre Camarero, sobre el parque Vidal y etc.

No me imaginaba a Camarero como es Camarero. Mi cabeza traía al sujeto con apellido de funcionario –al final no era su apellido- que nos pudo pagar y reservar los pasajes a todos. Ahora me avergüenzo de esta reducción, debí matizarla más, pero lo imaginaba aparecer en aquel parque de la Terminal, optimista, triunfador, apuesto; uno de esos tipos con olor a gel de pelo, adherido al poder del universo, con un Orient automático de pulsera metálica y con recios y arbitrarios criterios sobre todo. Sigue leyendo

Anuncios